Aikido por la Paz sí escuchó al Padre Amable

Desde niño el Padre Amable siempre tuvo claro que quería dar su vida por los más pobres del planeta. Su sueño era conseguir que ningún ser humano pasara hambre, que todo el mundo pudiera acceder al agua potable, y que ningún enfermo muriera por falta de medicinas. Por eso, en lugar de vivir en la cómoda Europa vive en un pueblo de Congo, al borde de la selva tropical.


Por eso, hace unos años convenció a Conchín Fernández, periodista de Televisión Española (TVE) para que fuese allí, a ver en primer persona la realidad que él conocía tan bien. Juntos identificaron varios proyectos en la zona, y elaboraron varios reportajes que emitió Televisión Española.
Gracias a ellos, muchas personas se unieron a Amable. De alguna manera todos compartían el mismo sueño: sacar a los africanos de la cuneta del subdesarrollo.

Conchín Fernández con el Padre Amable.

Anuncios